El té

Buddha, encontrando una vez que su concentración fallaba durante la meditación se cortó los párpados para evitar a toda costa quedarse dormido. Una planta de té brotó del lugar donde había caído cada uno de sus párpados”. Extraído del Librito del amante del té de Isha Mellor.

La planta del té es la Camelia Sinensis, aunque también se le llame té a otras infusiones que no pertenecen a esta especie de planta, como el té africano rooibos Aspalathus linearis.

Según el tipo de fermentación existen varios tipos de té, los que he probado:

- Blanco: no es fermentado, proviene de brotes jóvenes y es secado al aire libre. Sólo debe reposar 2 minutos, es muy suave, digestivo y con múltiples propiedades antioxidantes. No tiene apenas teína.
- Verde: no es fermentado, es secado por calor. La calidad viene por el tamaño de la hoja, a más entera mejor. El sabor es amargo. Antes de dos minutos la infusión es rica en teofilina, es ligeramente estimulante, pasados 2 minutos empieza a segregar polifenoles, que son antioxidantes. A más tiempo de reposo más antioxidantes tiene pero el sabor de la infusión es más amargo, hasta el punto de que puede ser bastante fuerte para el estómago si se deja mucho tiempo.
- Rojo: Se le da un proceso especial de fermentación que le hace tomar la característica del color rojizo. Pertenece a un tipo de té de Yunnan, la región China de Yunnan. Este té es curioso porque se le da la forma de nido en el prensado, y se vende en forma de bolas. Es muy depurativo. El tiempo ideal de reposo es 4- 5minutos.
- Oolong: Semifermentado. Contiene más cafeína. El tiempo de reposo es 5 min.
- Negro: Es el que más cafeína tiene. Aunque en realidad es poca comparada con la del café. El té negro sólo tiene la tercera parte de cafeína que tiene el café. Es totalmente fermentado, y el reposo de 4-5 min.

Aunque existen tradiciones como la de tomar el té negro con leche, por experiencia todos los tés se pueden tomar con o sin leche, con o sin limón, con o sin azúcar. El té con leche vegetal como la de soja o arroz y azúcar es muy bueno.

Un té puro podemos aromatizarlo con especias, flores, frutas secas y frutos secos. La mezcla podemos comprarla o prepararla en casa. Un ejemplo fácil de preparar en casa es el té moruno, té verde chino con hierbabuena. Otro bueno para el frío en invierno es el de té negro con jengibre fresco, muy picante.

El chai es otra una forma de preparar el té tradicional en India. Hervimos una mezcla de especias (por ejemplo: clavo, canela, jenjibre, cardamomo), y le agregamos té negro.
Normalmente el té indio se toma con leche y azúcar. También se le puede poner unas gotitas de limón sin que se corte la leche.

Una taza de té es como una cálida compañía, hay que disfrutarla y sentir su calor, aroma, sabor, y el efecto relajante. Es un medio de concentración, meditación, placer, una forma de encontrarse en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina